LA PSICOSIS CATALANA. COUSAS A 4-1-16

 

Luis Bouza-Brey

 

diada

 

 

Hoy, Ignacio Camacho describe los hechos que expresan lo que l llama "el marasmo cataln". Pero creo que hay que sumergirse en el anlisis de la psicologa colectiva para detectar las races de la patologa poltica que dificulta o imposibilita el arraigo y consolidacin de la democracia en Catalua.

Patologa consistente en una esquizofrenia delirante y paranoica producida por los rpidos cambios de dos siglos de modernizacin acelerada del pas, que han quebrado la salud poltica del pueblo cataln:

Un pueblo ilustrado, abierto, dialogante, pacfico y tolerante que, sin embargo, no ha asimilado polticamente el pluralismo tnico derivado del cambio de la sociedad catalana.

En efecto, frente a la transformacin ha reaccionado con miedo, xenofobia y fundamentalismo tnico y cultural, primero intentando asimilar a los inmigrantes "murcianus" y "charnegos" en las pautas y cdigos idiomticos y culturales de su pequea burguesa "botiguera", menestral y "pagesa", bajo el control de la burguesa de la primera industrializacin. Luego, a partir de los aos sesenta del siglo XX, luchando contra el proceso de asimilacin desbordado por la intensidad del cambio y la escasez de recursos polticos derivada de la dictadura franquista. Finalmente, con la democracia, el rgimen que se pens que permitira la asimilacin mediante el autogobierno, la "normalizacin lingstica" y la hegemona nacionalista, la realizacin de los objetivos etnicistas se ha venido abajo: el Estado de Derecho, la pertenencia a un Estado nacional, la corrupcin clientelar propia del nacionalismo y el sistema poltico, el pluralismo tnico invencible de la sociedad catalana, y la incoherencia y asincronicidad del etnicismo con la lgica democrtica, han conducido al callejn sin salida del "procs" independentista. Un proceso delirante hacia el objetivo mtico y anacrnico de la independencia de una etnia, abducida por la mayor parte de sus lites hacia un objetivo letal para la situacin actual de integracin espaola y europea, y para la convivencia normalizada de la propia sociedad catalana.

Por eso, el fundamentalismo ha tocado techo, la corrupcin derivada del descontrol ha tocado techo, la economa ha tocado suelo, y el sistema poltico se ha descoyuntado y transformado en un manicomio liderado por los ms locos del pas, que ni siquiera ellos consiguen ponerse de acuerdo.

Y lo peor es que, si lo consiguieran, nos conduciran a una situacin catastrfica de mayor caos econmico y parlisis, incremento de la violencia y ruptura definitiva de la sociedad.

Esta es la perspectiva de anlisis que uno aporta, como politlogo residente en Catalua desde hace ya cuarenta y cinco aos, que ha formado una familia "barrexada", integrada por autctonos e inmigrantes, y que es consciente de que el nacionalismo tnico imperante en Catalua no ha sido contrarrestado ni frenado a tiempo. Bloqueado y vencido con una labor cultural y un trabajo poltico que lo hubiera sustituido por la lgica democrtica, moderna y europesta, derrotndolo a tiempo y sin tantos riesgos como los que se estn produciendo ahora.

Creo que el etnicismo ha de ser vencido con firmeza y coherencia democrtica, pero siempre aparecen oportunistasy demagogos que bloquean este objetivo: primero lo han hecho los demagogos "antifranquistas" , luego los cretinos buenistas, y ahora los demagogos populistas.

Frente a todos ellos es precisa la emergencia de un liderazgo que unifique y responda con firmeza en representacin de la mayora de la sociedad catalana, la madurez democrtica, el "seny" y el conocimiento de la psicosis poltica de un sector importante del pueblo de Catalua.

 

Vean lo que dice Camacho del "marasmo cataln":

 

EL MARASMO CATALN

 

IGNACIO CAMACHO, 'ABC (1 Edicin)' - 2016-01-04

 

http://paralalibertad.org/el-marasmo-catalan/