LETAL AMBIGEDAD

 

Luis Bouza-Brey, Cousas a 6-9-15.

 

Comentario a: DESCONCERTANTE AMBIGEDAD, de BIEITO RUBIDO, en 'ABC' del 6-9-15 (ms abajo).

 

 

Los editoriales y columnistas de "ABC", Bieito Rubido y sus astrolabios, constituyen algunas de las escasas voces en el pas que aportan una visin lcida sobre el ms grave problema poltico al que se enfrenta Espaa: el de la derrota o victoria del etnicismo excluyente, xenfobo, anacrnico y reaccionario, frente a los principios constitucionales de libertad, igualdad y solidaridad de los espaoles.

Hasta aqu hemos llegado, despus de una larga transicin balbuciente ante el etnicismo: nos aproximamos con amodorramiento y confusin a la secesin sediciosa de Catalua o a la mutacin constitucional confederal que transformar el embrin malogrado de la democracia espaola en un aborto etnicista. Un engendro esperpntico que nos conducir a la desunin, la tirana, la balcanizacin, la destruccin de Espaa, y la emergencia de un Estado fallido y fracturado en el sur de Europa. Un escenario ideal para la penetracin yihadista y el fundamentalismo islmico en el corazn de la democracia occidental.

 

Los espaoles y sus lites deben despertar del letargo impuesto por una transicin mal acabada, debida principalmente a la dejacin de sus principios patriticos, respublicanos e igualitarios por parte de un PSOE-PSC balbucientes, oportunistas y traidores.

Felipe Gonzlez se encuentra ante el momento crucial de su vida: el de la rectificacin y superacin de su ambigedad letal para el pas, o el de la consumacin de la traicin propia y de su partido a la Patria en la que han nacido y al pueblo trabajador que los ha apoyado hasta ahora.

 

Comentario a:

 

 

DESCONCERTANTE AMBIGEDAD

 

 

de BIEITO RUBIDO, en 'ABC' del 6-9-15.

 

Mal pronstico tiene la Espaa actual si una de las voces ms autorizadas y equilibradas del panorama poltico, la de Felipe Gonzlez, se apresta a pedir perdn, apenas siete das despus de escribir un catlogo de verdades sobre el problema cataln. Poco le dur el patriotismo. Yo daba por sentado que ese texto era fruto de una profunda reflexin, publicado por Gonzlez tras sopesarlo mucho. Incluso me lo imagin dndoselo a leer a su entorno para que lo valorasen. Ahora, sin embargo, proclama que Catalua debe figurar como nacin en la Constitucin, lo que creara una inslita situacin conceptual: Espaa, la nacin ms antigua de Europa, conteniendo otra nacin. A lo peor, el expresidente piensa que con ello resolveramos algo. Se equivoca. Los independentistas no se contentarn con nada de esto. Solo la claridad puede ayudar a un debate honesto, al que desde luego no contribuye Gonzlez con su desconcertante ambigedad. Uno de nuestros problemas, mayor casi que el hecho de que existan separatistas, es que el PSOE, el partido que ms tiempo nos gobern, no cree ni siquiera en la continuidad de Espaa como tal.